suscribete
publicidad
publicidad

Encuesta: Visitanos

¿Con qué frecuencia visitas Torrevieja.com?
Anunciate AQUÍ
Alquiler de coches en Torrevieja
Principal | Opinión | Harold Pinter: Un rebelde con muchas causas

Harold Pinter: Un rebelde con muchas causas

por
Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font
Harold Pinter: Un rebelde con muchas causas

El escritor que falleció el miércoles de noche buena a los 78 años es autor de obras como La fiesta de cumpleaños, traducida en México por Carlos Fuentes, El regreso a casa o El guardián nocturno.

Harold Pinter por recomendación de su médico, en 2005,  no estuvo presente en Estocolmo para la entrega del Nobel que le fuera otorgado, mas ello no fue impedimento para que exigiera en su discurso un juicio por crímenes de guerra en la Corte Penal Internacional en La Haya contra el presidente Bush, y el primer ministro británico Tony Blair. Dijo el dramaturgo británico: La invasión a Irak fue un acto de bandidos, un acto de terrorismo de Estado abierto, que demostró el desprecio absoluto por el principio del derecho internacional.
Grabado por Pinter poco antes de ingresar al hospital, el discurso refleja la estatura política e intelectual del dramaturgo, considerado como el máximo exponente del arte dramático inglés de la segunda mitad del siglo XX y, en particular, una voz rebelde, un activista político muy crítico, en especial con los gobiernos de Londres y Washington.

El escritor que falleció el miércoles de noche buena a los 78 años es autor de obras como La fiesta de cumpleaños, traducida en México por Carlos Fuentes, El regreso a casa o El guardián nocturno, entre las más de 30 que conforman su bibliografía, Harold Pinter también fue poeta, actor y guionista, pero por encima de todo ha sido el eje del teatro británico con un inequívoco estilo hecho de pausas, modismos y juegos de palabras en un intento de clarificar las personalidades de los protagonistas de sus obras. Pinter siempre estuvo convencido de que el silencio podía expresar incluso más violencia que la palabra más dura y la Academia Sueca, al concederle el máximo galardón literario reconoció que en sus obras descubre el precipicio que hay detrás de los balbuceos cotidianos y que irrumpe en los espacios cerrados de la opresión..

Hijo de un sastre judío, Harold Pinter había nacido el 10 de octubre de 1930 en Hackney, barrio por excelencia de la clase obrera londinense. De joven publicó poesía, y comenzó a trabajar como actor bajo el seudónimo de David Baron. Su primera obra, La habitación (1957) fue representada por primera vez en la Universidad de Bristol por los estudiantes de la misma.

La fiesta de cumpleaños (1958) fue inicialmente un fracaso, a pesar de la crítica positiva del prestigioso Harold Bobson en The Sunday Times, pero tan sólo dos años después el autor alcanzaría ya la notoriedad con El cuidador.

Las mencionadas obras, y otros de sus trabajos tempranos como El amante en 1962 o El regreso a casa (1964), han sido muchas veces etiquetados como "teatro del absurdo". En ellas se parte usualmente de una situación aparentemente inocente, situación absurda y amenazante debido a la conducta peculiar de algún personaje que resulta incomprensible para el público, y en ocasiones para el resto de los personajes. La obra de Pinter muestra una marcada influencia de los primeros trabajos de Samuel Beckett, con quien mantuvo una larga amistad.

Pinter empezó a dirigir con más frecuencia durante los setenta, convirtiéndose en el director asociado de Royal National Theatre en 1973. Sus obras tardías tienden a ser más cortas, y los temas más políticos, utilizando muchas veces alegorías de la represión. Fue alrededor de 1970 cuando Pinter comenzó a manifestarse más claramente en el aspecto político, adoptando una postura netamente de izquierdas. El dramaturgo se esfuerza continuamente por atraer la atención pública sobre las violaciones de los derechos humanos y la represión, publicándose de manera habitual sus escritos en The Guardian y The Independent.

Es de comentar que en 1985 Harold Pinter viajó a Turquía con Arthur Miller. Allí conoció a muchas víctimas de la represión política y así, en la función realizada en honor a Miller en la embajada estadounidense, en lugar de intercambiar las habituales cortesías, Pinter mencionó a personas que habían recibido descargas eléctricas en sus genitales, declaraciones que hicieron que lo echaran. (Miller, abandonó la embajada con él). La experiencia de Pinter en la represión turca y la supresión del idioma kurdo inspiraron la obra de 1988 Mountain Language.
En 1999 se convirtió en un apasionado crítico de los bombardeos a Kosovo autorizados por la OTAN como así también manifestó en forma permanente su oposición a las  invasiones de Afganistán en 2001 y de Irak en 2003.

En 2005, anunció que se retiraba del teatro para dedicarse a la acción política.

Nos deja pues, un multifacético personaje, controvertido, pero coherente, autor de una obra dramática profunda, a veces virulenta y obsesiva, que hizo escuela y modificó los parámetros de la puesta en escena. Fue un pragmático que en ocasiones se permitió jugar con lo trivial y lo absurdo, desmontando las contradicciones que subyacen en las relaciones humanas e indagando en la naturaleza del poder y los peligros del fascismo cotidiano. Un rebelde con muchas causas.

Manuel P. García

Suscribete al RSS de comentarios Comentarios (1 Publicado)

avatar
Walter 29/12/2008
Muy buena la redaccion biográfica de éste escritor, poco conocido por mí, claro. Realmente, MUY interesante. Ya sé algo más. Walter
total: 1 | mostrando: 1 - 1

Envia tus comentarios

  • Bold
  • Italic
  • Underline
  • Quote

Por favor introduce el código de la imagen:

Captcha
  • Email a un amigo Email a un amigo
  • versión imprimible versión imprimible
  • Texto plano Texto plano

publicidad

Valorar el articulo

0